S.O.S PEREIRA JOVEN - Alianza Social Independiente

VICTOR CASTAÑEDA
Delegado de Asuntos Electorales Risaralda
Por  victor castañeda

18 de mayo 2021

S.O.S PEREIRA JOVEN
No hay peor ciego, que aquel que no quiera ver. Pereira urge de justicia social y le sobra liderazgo, empoderamiento juvenil y claridad, ante la situación que estamos viviendo. ¡Estamos muy mal! Para nadie es desconocida la problemática de salud, por el aumento de contagios del covid 19 que nos viene amilanando desde hace más de un año y con ella, la indiferencia gubernamental, la politiquería y las ansias de poder y de acaparar cada quien, de acuerdo con sus intereses. Prueba de esto es la lentitud con que están llegando las vacunas. Ni siquiera han podido completar la segunda dosis para muchos de nuestros adultos mayores.
Ahora, nos encontramos en medio de un caos, con situaciones tan aterradoras como las que vemos en las películas, o las que nos recuerdan aquellas angustias vividas por nuestros coterráneos en tiempos de guerra.  Nuestra ciudad no es ajena a las afugias que se están viviendo a nivel nacional: una economía devastada, hambre, empresas cerradas o trabajando a media máquina, desempleo, desesperanza… en una palabra, caos. Porque definitivamente estamos tocando fondo como víctimas de un estado corrompido, indolente y sordo ante las necesidades básicas de un pueblo que hoy más que nunca en la historia, se levanta y reclama con ahínco sus derechos. Aquí se está tejiendo historia juvenil, pues durante las marchas y protestas que tienen en la calle a mucha gente, desafiando entre otras atrocidades a la pandemia, encontramos a muchos jóvenes protagonizando estas hazañas, pero no por saboteo o por “capar clase” o por pasarla “Melo” al lado de sus pares, no. Ellos están empoderados y conocen de sobra las injusticias, los atropellos y desmanes, que hemos venido aguantando hace mucho rato. ¡Aleluya! Nuestros jóvenes están siendo conscientes de esta cruda realidad y estamos tejiendo historia al lado de ellos. ¿Será que el mal llamado “Adoctrinamiento” que están recibiendo en sus instituciones educativas, está calando en ellos y les está mostrando la realidad y la intencionalidad de un sistema que busca idiotas útiles, borregos que sigan bajando la cabeza y repitiendo los errores cometidos en el pasado por sus padres, abuelos y demás ancestros? ¿Será que la Lectura Crítica de su entorno, les está abriendo los ojos quitándoles el velo de la indiferencia y el desconocimiento de su realidad? ¡Que tiemble el estado! Porque son las nuevas generaciones quienes están tomando las riendas y liderando marchas pacíficas, con gran poder de convencimiento para convocar a diferentes gremios y llenar la ciudad desde todos los puntos de encuentro para formar un río de colores, ritmos y alegría, al son de comparsas, arengas, performances y representaciones culturales con contenido social de protesta justa por la causa noble de la reclamación de sus derechos. Estos son los jóvenes pereiranos, luchadores, emprendedores, que caminan, sueñan, construyen con esperanza y tejen juntos la historia, paso a paso, grito a grito, a pesar de las represiones de las fuerzas policiales, del miedo y de la indiferencia de muchos que pasan sin creer en su lucha, tildándolos de vagos o desocupados. – muchos de ellos atemorizados, amenazados y reprimidos por los integrantes de su propia familia-
Por otro lado, son estos mismos chicos y chicas quienes viven de cerca durante sus movilizaciones, el horror del vandalismo que camina a su lado y que se infiltra en sus marchas, distorsionando y alterando el ambiente. En varias ocasiones han visto como personajes oscuros, preparan a una gran cantidad de niños y jovencitos con paquetes de droga, indicaciones precisas para que vayan a destruir bienes públicos, privados y a  atacar de manera salvaje y sin discriminación, incluso a sus mismos conciudadanos, incluyendo a los policías y demás agentes  y que luego, llegue la fuerza pública y reprima sin ninguna consideración con sus gases lacrimógenos, persecución y a veces hasta disparos irresponsables contra la población. Son ellos los líderes juveniles, quienes están haciendo parte de los grupos de Derechos Humanos, de las brigadas de la Cruz Roja y de otras entidades que asisten a las manifestaciones con el ánimo de ayudar, de velar por la conservación del orden y del respeto por la libre expresión y por el derecho constitucional a la protesta pacífica, pues con orgullo podemos demostrar que en nuestra ciudad de Pereira como en la mayoría de ciudades del país, somos más la gente solidaria, sana, pacífica. No es en vano que se califica a la gente de Pereira con estos valores. De la misma manera, son nuestros jóvenes líderes quienes con lágrimas en sus ojos narran aterrados el dolor de la violencia, la sangre derramada en las calles, el dolor de las familias que ven caer a sus seres queridos en medio de la multitud, víctimas de la brutalidad asesina de algunos desadaptados, deshumanizados que adolecen de sentir y de pensar un entorno sano, donde todos podemos vivir tranquilamente y en armonía.
Hoy más que nunca Pereira y Colombia claman justicia social, derechos humanos, equidad, políticas públicas que favorezcan el crecimiento y desarrollo local, regional y nacional, pero sobre todo unos representantes dignos, honestos que ejerzan la política como debe ser: en favor del pueblo. Seguramente todo esto suene a utopía, pero tengo que decirlo al estilo de Eduardo Galeano “La utopía sirve para seguir caminando”
Jóvenes Resistentes en Pereira Colombia.