“Desde un punto de vista jurídico, el surgimiento del SIDH fue una respuesta necesaria a la necesidad de garantizar la protección de los derechos humanos en el continente americano. Este sistema ha sido fundamental para el desarrollo del derecho internacional de los derechos humanos y ha contribuido a promover la cultura de los derechos humanos en la región”

El surgimiento del Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos fue una necesidad jurídica (SIDH) ya que fue un acontecimiento trascendental en la historia de los derechos humanos en el continente americano. Este sistema compuesto por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), ha sido fundamental para la promoción y protección de los derechos humanos en la región, la necesidad de crear un sistema regional de protección de derechos humanos se hizo evidente a partir de la Segunda Guerra Mundial. Los horrores de la guerra demostraron que la protección de los derechos humanos no podía depender únicamente de la voluntad de los Estados, era necesario crear un mecanismo internacional que pudiera garantizar que los derechos humanos fueran respetados y protegidos, incluso en los casos en que los Estados no estuvieran dispuestos o no pudieran hacerlo. En este contexto la Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobó la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre en 1948. Esta Declaración fue el primer documento internacional sobre derechos humanos que estableció un conjunto de derechos fundamentales que debían ser respetados y protegidos por todos los Estados miembros de la OEA. En 1959 la OEA aprobó la Convención Americana sobre Derechos Humanos que entró en vigor en 1978. Esta Convención es el tratado internacional más importante sobre derechos humanos en el continente americano, estableció la CIDH y la Corte IDH.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la OEA encargado de promover y proteger los derechos humanos en la región. La CIDH tiene la facultad de investigar denuncias de violaciones de derechos humanos, emitir recomendaciones a los Estados y presentar casos ante la Corte IDH, la Corte IDH es un tribunal internacional que tiene la competencia de interpretar y aplicar la Convención Americana sobre Derechos Humanos, seguidamente la Corte IDH ha emitido una serie de sentencias que han sido fundamentales para el desarrollo del derecho internacional de los derechos humanos, El SIDH ha tenido un impacto significativo en la promoción y protección de los derechos humanos en el continente americano, la CIDH y la Corte IDH han ayudado a garantizar que los derechos humanos sean respetados y protegidos, incluso en los casos en que los Estados no hayan estado dispuestos o no hayan podido hacerlo.

El surgimiento del Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos es un hito significativo en la historia legal y social de América Latina. Su fundamento se encuentra anclado en una serie de artículos jurídicos clave que han servido como pilares fundamentales para su desarrollo y consolidación a lo largo del tiempo, al igual que la Convención Americana sobre Derechos Humanos, conocida como el Pacto de San José, es el principal instrumento jurídico que dio origen al Sistema Interamericano, en artículos como el uno, que establece la obligación de respetar y garantizar los derechos sin discriminación; en el artículo ocho, que garantiza el derecho a un recurso judicial efectivo; y el articulo veinticinco, que establece el derecho a la protección judicial, han sido la base sobre la cual se han edificado los principios fundamentales de este sistema (Florez Meza, 2011), dentro de este marco normativo, el artículo treinta y tres ha sido crucial al establecer la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos para interpretar la Convención Americana y emitir opiniones consultivas. Esta disposición ha permitido a la Corte desempeñar un papel vital en la interpretación progresiva de los derechos humanos en la región. El artículo sesenta y tres de la Convención ha sido fundamental para asegurar el cumplimiento de las decisiones de la Corte IDH. Esta disposición establece que los Estados partes se comprometen a cumplir con las decisiones de la Corte en los casos en que son partes. Esta obligación refuerza la autoridad de la Corte y fortalece la efectividad del sistema en la protección de los derechos humanos.

Asimismo, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre ha sentado las bases morales y éticas sobre las que se erige el Sistema Interamericano. Si bien no tiene la misma fuerza jurídica que la Convención, ha servido como un documento precursor para la protección de los derechos humanos en la región. En conjunto, estos artículos y documentos han dado forma a un sistema de protección de derechos humanos y de los derechos laborales que han sido crucial para garantizar la promoción, protección y defensa de los derechos fundamentales en América Latina, su evolución continua y la aplicación coherente de estos principios son esenciales para mantener su relevancia y eficacia en la región en constante transformación (Lopez Patron, 2008), además la Corte Constitucional de Colombia ha abordado en diversas ocasiones el tema de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y su relación con el ordenamiento jurídico colombiano. La Corte ha reconocido la importancia de los tratados internacionales, incluyendo los instrumentos de la OEA, en su jurisprudencia y decisiones, ya que, en varias sentencias, la Corte Constitucional ha destacado la relevancia de los tratados y convenios suscritos en el ámbito de la OEA en el marco del bloque de constitucionalidad en Colombia. Esta jurisprudencia establece que los tratados internacionales ratificados por Colombia, incluyendo aquellos derivados de la OEA, tienen un rango similar a la Constitución, siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos, como la reciprocidad y la prevalencia de los derechos humanos.

La Corte ha señalado la importancia de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José) y la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) como elementos fundamentales para la interpretación y aplicación de los derechos humanos en Colombia. Ha reconocido la obligación del Estado colombiano de cumplir las decisiones de la Corte IDH y ha utilizado sus fallos como referencia para resolver casos relacionados con derechos humanos. Además, la Corte Constitucional ha enfatizado la necesidad de armonizar la legislación colombiana con los estándares internacionales en materia de derechos humanos establecidos por la OEA y sus órganos, buscando garantizar la coherencia entre el ordenamiento interno y los compromisos internacionales del país.

En esa misma línea, la jurisprudencia de la Corte Constitucional de Colombia reconoce la importancia de los tratados y convenios derivados de la OEA, especialmente en el ámbito de los derechos humanos, como parte integral del bloque de constitucionalidad y como referencia para la interpretación y aplicación de los derechos fundamentales en el país. De igual forma la Corte Constitucional de Colombia ha emitido varias sentencias en las que destaca la relevancia de los tratados suscritos con la Organización de los Estados Americanos (OEA) y su influencia en el ordenamiento jurídico colombiano, especialmente en materia de derechos humanos, el surgimiento del Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos es crucial para Colombia porque garantiza los derechos fundamentales, ejerce un control y supervisión externa, ayuda a fortalecer la jurisprudencia, promueve la promoción de una cultura de derechos, y establece una responsabilidad estatal del Estado colombiano de cumplir con los estándares internacionales en materia de derechos humanos.

En pocas palabras, el surgimiento y la operación del Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos en Colombia son esenciales para garantizar la protección efectiva de los derechos fundamentales de los ciudadanos, fortalecer el sistema judicial interno, promover la responsabilidad del Estado y avanzar hacia una sociedad más justa y respetuosa de los derechos humanos.

Daniel Alexis Valencia Orozco
Profesional Especializado
davalenciao@libertadores.edu.co

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *