Sin freno y sin control

Por: Germán Zapata, coordinador del departamento de Bolívar

Moría de ganas por ver a mi mamá, estar con ella, pero me tocó conformarme con ir un día antes y a dos metros de distancia, desde la reja de la puerta hablar dos minutos y con la precaución del caso le entregaba algo que podía servirle para estos días de confinamiento mientras ella me daba su bendición.

Lo que no parecía importarle a muchos es poner en riesgo a su familia, vecinos, amigos o poco les importó las medidas decretadas por el Alcalde como el toque de queda y ley seca, ya que al parecer en todos los barrios de la ciudad estaban de fiesta.

La cuarentena, además de evitar el contagio entre ciudadanos, es el tiempo para que cada municipio o distrito prepare todo aquello que sea falencia en cuestión de salud de acuerdo a la emergencia, como ventiladores, UCI, pruebas y capacidad de reacción ante síntomas sospechosos y casos confirmados.

La cosa es en serio, de nada sirven las medidas si no las acatamos, ni decretar lo que no hago cumplir, vemos en la calle gente sin control y sin protección, prevenir debería ser incitativa de cada uno y no ser decretada; es nuestra salud, nuestra vida, sin embargo, los decretos no los acatamos, la autoridad no tiene autoridad y la gente no tiene conciencia.

No es cuestión de folclor, es cuestión de vida, hemos venido pidiendo al Alcalde que las medidas sean tomadas con responsabilidad, somos una de las ciudades más importantes del país, que asuma poder, autoridad y se gane el respeto con gestión. Tiene el respaldo de muchos cartageneros, como también rechazamos tanto desacierto.

Los días 30 de abril, 2, 4, 9 y 11 de mayo fueron los días de más aglomeración de personal en todos los barrios y corregimientos de la ciudad, producto de los toques de queda anunciados en los días 1, 3 y 10 de mayo. Las consecuencias solo se verán cuando se manifiesten los síntomas; la OMS ha establecido que el período de incubación es de 12 a 14 días.

América supera a Europa en el número de contagios, mientras en Colombia las ciudades de climas cálidos como Cartagena, Santa Marta Cali y Barranquilla son las que reportan el mayor número de muertes por millón de habitantes, sin embargo, que Cartagena está con cifras altas no es lo que me preocupa; las cifras, entre más reales sean mucho mejor. Es tenerle miedo al virus, entre mas nos cuidemos menor es el riesgo.

El gobierno nacional y muchas regiones vienen preparando reapertura de la economía, no estamos preparados aún, nos falta mucha responsabilidad. Sería catastrófico una nueva ola del virus; la apertura desenfrenada, es una amenaza a algo imposible de controlar, sería un paso atrás no solo en la recuperación de la economía sino también en evitar riesgos, mas aún si pensamos que las cifras de contagios no son reales y las muertes tampoco. Una reactivación de la economía sin aplanar la curva, es como bajar una falda en bicicleta y sin frenos; no se puede controlar.

Nos falta responsabilidad, solidaridad y conciencia, algunas personas prefieren discriminar al personal médico que tomar sus propias medidas de prevención. El personal medico no es mecanismo de contagio, es personal dispuesto a salvarnos y protegernos si por desgracia, descuido o irresponsabilidad salimos contagiados.

Sin freno y sin control

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba