Este 1 de Mayo, oportunidad para abogar por un nuevo sistema laboral en Colombia que garantice mejoras en el ingreso y en condiciones de trabajo

Por Berenice Bedoya Pérez, representante legal de la Alianza Social Independiente (ASI)

Al hacerles llegar desde la Alianza Social Independiente (ASI) nuestro afectuoso saludo a todos los trabajadores en su día clásico, recuerdo del sacrificio en Chicago de cinco héroes sentenciados a la horca por haber protestado por sus hermanos explotados, para lograr algo de dignidad y trato más humano en las fábricas, este 1 de Mayo tenemos que rememorar ese hecho heroico y dimensionar el sentido y proyección del desenvolvimiento y desarrollo de las actividades laborales, en medio de una compleja situación a consecuencia de la pandemia que a nivel planetario afrontamos y que devela en primer plano la depresión en que han caído las relaciones de producción y su impacto en el trabajo.

Este que es un día de recuerdo, de exaltación y de homenaje a todos los trabajadores que cotidianamente luchan por hacer más digna la vida humana y conquistar mayores niveles de bienestar para el conjunto social, es muy propicio además para reflexionar en torno de la necesidad imperiosa de revertir la actual situación de inequidad y de explotación laboral en que se debaten países como Colombia.

Una de las víctimas de esta emergencia sanitaria por la propagación del virus Covid-19, tal vez la mayor víctima, es la clase trabajadora por los negativos efectos de pérdida de millares de plazas de ocupación durante esta cuarentena, que aún no se ha logrado cuantificar por la magnitud de la situación, pero además por un esquema o modelo económico adoptado hace más de 30 años en nuestro país que ha relegado a la actividad laboral a mera mercancía, legalizando injustas formas de explotación como la tercerización, los contratos de prestación de servicios, el desconocimiento de horas extras y recargo nocturno, y con ello la caída de salarios reales.

Los rigores y dificultades que nos impone la crisis de salubridad por la que atravesamos nos hace tomar conciencia de la importancia del trabajo como gran articulador social, al que concebimos como un valor ético, que es sujeto, no objeto y que constituye además, el fin mismo de la producción. De ahí la imperiosa necesidad de que el Estado adopte mecanismos legales y administrativos para fomentarlo, protegerlo y darle la verdadera dimensión que merece el derecho al trabajo como fuente de dignidad personal, estabilidad familiar y consolidación de la paz en la comunidad.

El empleo digno y decente por el que abogamos para los trabajadores colombianos significa la oportunidad de acceder a una actividad productiva que genere un ingreso justo, la seguridad en el lugar donde desarrollan sus actividades diarias, la protección social para las familias, la posibilidad cierta de mejores perspectivas de desarrollo personal e integración social, libertad para que expresen sus opiniones, se organicen y participen en las decisiones que afectan sus vidas, y la igualdad de oportunidades y trato tanto para mujeres como para hombres. Es decir, el trabajo debe constituir factor de realización humana que dimensiona tanto lo espiritual como el sentido material, respondiendo así a la necesidad antropológica de encontrarle significado al devenir existencial del ser humano.

Es inadmisible desde todo punto de vista que se siga manteniendo un esquema de precarización de las condiciones de trabajo que eleva las desigualdades en favor del gran capital financiero concentrado.

Equidad de género en el ámbito laboral

Además, uno de los déficits de América Latina y particularmente de Colombia es la desigualdad de género en las relaciones laborales. La conflictiva y compleja realidad socioeconómica del país ha sido uno de los factores que ha incidido en la marginación de la mujer y en la perpetuación de una cultura patriarcal. En definitiva, las desigualdades de género constituyen serios frenos para avanzar en equidad social. Constituye entonces un imperativo cerrar la brecha existente entre la igualdad formal y la igualdad sustantiva. Es decir, el empeño debe estar puesto en trabajar por garantizar la promoción de las autonomías de las mujeres teniendo en cuenta la diversidad existente.

A lo anterior debe aunarse el fortalecimiento de la actividad sindical para garantizar el derecho de asociación, mejorando de manera sustancia los niveles de interlocución y deliberación con el Estado y el sector privado con el propósito de lograr consensos respecto de la estabilidad laboral y los niveles de productividad.

Recuperar y valorar la dignidad del trabajo humano

La supremacía del trabajo humano sobre el capital tiene que ser el signo fundamental en la Colombia del siglo XXI si se quiere avanzar de verdad en la construcción de una sociedad en paz fundada en principios de equidad. De ahí que desde la ASI hacemos una exhortación al Gobierno nacional y al Congreso de la República para promover y desarrollar una legislación que posibilite un nuevo sistema laboral, en el que no solamente se garantice mejoras en el ingreso y en las condiciones de trabajo, sino que incluya igualmente la dignificación del ser humano y de su actividad de subsistencia, por encima del capital y del mercado. Por eso la importancia de considerar la propuesta que acaba de hacer la Comisión Económica para América Latina (Cepal) de asegurar un ingreso básico universal para todos los habitantes de la región, para que en calamidades como la que enfrentamos o en periodos de desaceleración productiva, a los desempleados y trabajadores se les garantice una renta mínima con la que puedan sortear las necesidades de subsistencia. Se requieren este tipo de políticas públicas que apunten a potencializar la dimensión del trabajo como promotor de inclusión y factor de construcción colectiva de una sociedad sustentada en valores democráticos para que la modernidad en Colombia no se siga postergando.

Este 1 de Mayo, oportunidad para abogar por un nuevo sistema laboral en Colombia que garantice mejoras en el ingreso y en condiciones de trabajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba