La pandemia en la sombra: efectos negativos de género

Por Senaida Epia Chavarro, Secretaria de Mujer y Género de la Alianza Social Independiente (ASI)

Entidades como el centro de investigaciones Dejusticia y el Observatorio Colombiano de las Mujeres, adscrito a la Vicepresidencia de la República, han prendido las alarmas ante el aumento en Colombia de fenómenos como el maltrato intrafamiliar y los factores de riesgo para la mujer, como delitos sexuales y hechos de emergencia, a raíz del confinamiento por la pandemia del Covid-19.

La crisis sanitaria ha incrementado en todo el mundo y Colombia no es la excepción, los problemas de afectación de género. Un informe emitido por ONU Mujeres así lo demuestra, evidenciando situaciones de violencia y condiciones de vulnerabilidad que vienen acentuándose por la cuarentena, causando daños físicos, económicos y psicológicos a las niñas y mujeres. Es lo que este organismo de Naciones Unidas ha calificado como la “pandemia en la sombra”.

Respecto a la realidad colombiana, cuando no media ninguna calamidad pública, una mujer es víctima de violencia sexual cada 23 minutos. El 87 % de las víctimas son niñas y adolescentes. En el 71,2 % de las ocasiones, el presunto agresor es un familiar o un conocido. Según Medicina Legal, el mayor número de ocurrencia de estos casos sucede en el hogar los fines de semana cuando todos los habitantes de la casa deben convivir más tiempo. En ese contexto, las cuarentenas obligatorias y temporadas de aislamiento físico se convierten en escenarios para el aumento desproporcionado de la violencia intrafamiliar.  

Por esa razón, el Gobierno Nacional creó la Línea 155 para orientar a mujeres víctimas de violencia. Durante lo que va corrido 2020, se ha recibido un 91 % más de llamadas para denunciar este delito que las que recibieron en el primer cuatrimestre de 2019, reporta un informe del Observatorio Colombiano de las Mujeres.

Solo en los últimos días del pasado mes de marzo se presentaron en el país 710 denuncias por violencia intrafamiliar, lo cual refleja el crítico panorama de las mujeres que se han visto obligadas a estar en aislamiento con su agresor, generando situaciones complejas que pueden terminar en feminicidios, sobrecargas de trabajo extenuantes y riesgos de perder su sustento mínimo vital y el de sus dependientes.

Frente a las restricciones que impone la crisis sanitaria, la Red Nacional de Mujeres decidió relanzar la aplicación Ellas. Esta herramienta permite a las mujeres colombianas identificar y denunciar si están siendo víctimas de violencia, e incluso, la aplicación incluye un botón de pánico que envía la ubicación de la usuaria a contactos de emergencia en tiempo real. Además, este dispositivo incluye información sobre distintas formas de violencia y acoso que afectan a las mujeres en Colombia.

Una investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) detalla los preocupantes efectos de la violencia en la salud física, sexual, reproductiva y mental de las mujeres: aquellas que sufren abusos físicos o sexuales tienen el doble de probabilidades de abortar y esa experiencia casi duplica el riesgo de caer en depresión.

Recomendaciones de la ONU para la reducción de la violencia doméstica

Para enfrentar este grave fenómeno social, Naciones Unidas recomienda a Estados y gobiernos adoptar, entre otras, las siguientes medidas:

Aumentar la inversión en servicios de ayuda en línea y en organizaciones de la sociedad civil.

Garantizar que los sistemas judiciales sigan procesando a los abusadores.

Establecer sistemas de alerta de emergencia en farmacias y tiendas de comestibles.

Declarar los centros de acogida como servicios indispensables.

Crear formas seguras para que las mujeres busquen apoyo, sin alertar a sus abusadores.

Evitar la liberación de prisioneros condenados por cualquier tipo de violencia contra la mujer.

Ampliar las campañas de concienciación pública, en particular las dirigidas a hombres y niños.

A partir de una concepción de género el empeño de la sociedad en su conjunto no debe consistir únicamente en sobrevivir al coronavirus. Debemos renacer de esta crisis con mujeres fuertes, que ocupen el centro mismo de la recuperación.

La pandemia en la sombra: efectos negativos de género

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba