La tienda

Por: Germán Zapata

Una tienda tradicional es aquella que ofrece dentro de sus productos, abarrotes, lácteos, salchichonería, dulces, bebidas, refrescos artículos de higiene personal, de aseo y demás productos básicos de la canasta familiar. Su margen de ganancia ronda el 20 por ciento, según datos de la Anpec, sin embargo hay artículos que solo les deja un 4%.

Las tiendas de barrio representan cerca del 50% del mercado de consumo masivo, se estima que en el país hay 270.000 tiendas Registradas. Las tiendas, son para el consumidor la principal opción al momento de comprar; más de la mitad de sus productos cuesta menos de $2.000 pesos lo que facilita la compra del día a día.

A las tiendas les corresponde resistir la entrada de los ‘discounter”, si bien, reportan cierres, siguen vigentes y empiezan a competir con estas cadenas de descuentos. Alrededor del 5% de las tiendas tradicionales han tenido que cerrar sus puertas, eso significa 11.000 establecimientos menos en el último año por el efecto de los Ara, D1 y Justo & Bueno, olímpicas, megatiendas, éxito entre otras.

Las tiendas de barrio son uno de los principales motores de la economía del país, no solo aportan económicamente, sino que ayudan a disminuir el desempleo. Cada tienda genera empleo al menos a 4 personas. Son considerados el canal de distribución más grande del comercio formal, las tiendas son el puente entre el producto y el cliente, cada vez se fortalecen más, gracias a sus precios competitivos, variedad y cercanía; el tendero es el vecino, el amigo el psicólogo y el contertulio de todos los habitantes de su barrio.

Las tiendas de barrio fidelizan a sus clientes, con el “fiado”, que se sigue usando para adquirir productos, especialmente de la canasta familiar, sin estudio de crédito ni interés. De igual manera, la venta fraccionada en unidades, atendiendo los requerimientos de sus clientes.

Un porcentaje muy alto de administradores y propietarios de tiendas son mujeres, “el 40% son cabeza de hogar, el 31% adelantaron su primaria; el 47% son bachilleres” (Según estudio de Fenaltiendas)

Las tiendas continúan siendo fuertes en los estratos mas bajos. Las únicas tiendas que tienen supervivencia en estratos altos, son las de consumo local, sin embargo cada día son mas las restricciones y prohibiciones; los persigue la delincuencia, las normas, decretos, resoluciones, el cuadrante; cada administración parece ser mas para acabarlas.

Ante la crisis las tiendas también requieren ser tenidas en cuenta, no solo por el gobierno nacional, sino también por todos y cada uno de los ciudadanos, ellos también viven del día a día, para ir donde ellos no hay que hacer largas filas, están cerca a las casas de cada uno y muchas de ella tienendomicilio en sus negocios.

Recomiendo a los tenderos en esta época, reforzar las condiciones higienicosanitarias, tomando medidas de control como la limpieza frecuente de todas las superficies y poner avisos para evitar tocar las rejas y otras superficies, e insistir en el lavado de manos.

En momentos de crisis es donde se ve un verdadero líder, aquel que saca la cara por sus representados, buscando mecanismos para actuar en equipo con las administraciones departamental y municipal; no delega sus funciones ni permanece en confort, y por el contrario visibiliza su gremio en todo momento y lo proyecta al desarrollo económico cultural y social. En el gremio de tiendas, todos son excelentes lideres.

Diario en el país se están cerrando 30 tiendas de barrio, cada propietario de esas tiendas era autogestor de Su propio empleo, con el cierre de esas tiendas se perdieron cerca de 90.000 oportunidades de trabajo en los últimos dos años, sin contar con los empleos indirectos como el vendedor del bollo, del platanito, de las cocadas, del bolis, de las panelitas etc.

Yo compro en la tienda de mi barrio.

La tienda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba